Published On: Jue, Feb 12th, 2015

Chile mantiene un retroceso del 2% en construcción

Según ha publicado la Cámara de Comercio de Construcción de Chile, el Índice Mensual de Actividad de la Construcción (IMACON) registró en diciembre un retroceso anual de 2%, con lo cual acumuló un crecimiento prácticamente nulo en 2014 respecto de 2013.
construccion chile
Según Javier Hurtado, gerente de Estudios de la Cámara Chilena de la Construcción (CChC) “antecedentes de la demanda de materiales para la construcción y la contratación de mano de obra continúan dando cuenta del debilitamiento que experimenta la actividad sectorial, coherente con la escasa iniciación de nuevos proyectos de inversión, principalmente en los sectores de la minería y energía, ambos altamente incidentes en el gasto total en construcción[1]”.

Con la cifra de diciembre, el crecimiento anual del indicador se ha mantenido por casi un año bajo su tasa promedio histórica de 4,9% anual[2], en línea con el deterioro de la confianza empresarial del sector construcción (medida por el IMCE), que se mantiene en la zona pesimista desde febrero del año pasado.

Análisis subcomponentes del IMACON
La contratación de la mano de obra –corregida por los efectos estacionales y calendario– disminuyó 3,1% anual en diciembre, retomando así las fuertes caídas observadas en el trimestre julio-septiembre. Hurtado señaló que “ello significó una merma de 20,7 mil puestos de trabajo en doce meses. Al descomponer el empleo en sus dos agrupaciones (asalariado y cuenta propia), se observa un persistente deterioro de su calidad. Particularmente, el empleo dependiente retrocedió 5,6% anual en diciembre, lo que significó una pérdida de 27,4 mil plazas de trabajo en doce meses[3]. Mientras, los ocupados por cuenta propia, presentaron un incremento de 3,5% anual durante el mes, es decir, se incorporaron 6,7 mil trabajadores independientes al sector –mitigando así una mayor caída en el empleo total de la construcción”.

Con relación a la demanda de materiales para la construcción, el índice de despachos de materiales –que aproxima la demanda de materiales de obra gruesa– continuó descendiendo (-19,8% anual en diciembre), en línea con la incesante pérdida de dinamismo de los despachos de cemento y las barras de acero para hormigón. En tanto, las ventas reales de proveedores exhibieron en igual mes un crecimiento de 3,9%.

La actividad de contratistas generales (CCGG) –medida en trimestre móvil desestacionalizado– retrocedió por cuarta vez consecutiva (-12,6% anual), al mismo tiempo que acentuó su desaceleración en el margen (-2,3% en diciembre), coherente con la caída en la actividad de movimiento de tierras y el menor desarrollo de obras civiles y montaje, ítem altamente incidente en la composición de este subcoponente.

El gerente de Estudios de la CChC explicó que “de lo anterior se prevé que la ejecución de nuevos planes de inversión continuará siendo insuficiente para reponer aquellos proyectos que actualmente concluyeron o se encuentran en su etapa de término de obras, tal como lo manifestaron los empresarios del sector construcción, contenidas en el más reciente Informe de Percepciones de Negocios (IPN) elaborado por el Banco Central.

En tanto, la aprobación de permisos para la edificación -medidos en m2 y expresados en promedio móvil de tres meses desestacionalizado- experimentó un importante avance de 34,9% anual, consistente con la mayor superficie autorizada para la edificación habitacional y no habitacional (industria, comercio y establecimientos financieros).

Según Hurtado, “el persistente dinamismo experimentado por la superficie autorizada se debe, entre otros factores, al efecto estadístico de menor base de comparación, ya que en 2013 el indicador promedió una contracción de 26,6% anual. Otra explicación subyace en el agotamiento de permisos anteriores y la toma de posición futura[4], toda vez que los permisos pueden ser almacenados hasta tres años antes de su ejecución”, agregó Hurtado.